<ACTIVIDADES / DIARIO>

CONFERENCIA DE MAURICIO ROSENCOF

El pasado día 29 de septiembre el Club del Libro, en colaboración con la Misión Permanente del Uruguay ante las Naciones Unidas en Ginebra, y el Colegio Internacional, tuvo el placer de recibir la visita del escritor uruguayo Mauricio Rosencof quien pronunció una interesante conferencia y sostuvo un animado coloquio con el público presente.

Hijo de emigrantes polacos, dramaturgo, poeta, escritor, ex dirigente tupamaro y actualmente Director de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo, Mauricio Rosencof llegó acompañado de su esposa Matilde y saludó con emoción y un fuerte abrazo su reencuentro con el pastor metodista y teólogo uruguayo, Emilio Castro, hecho que mencionó conmovido durante su conferencia. También dedicó unas emotivas palabras de afecto al Excmo. Sr. Alejandro Artucio, Embajador uruguayo ausente del acto por motivos de salud.

La conferencia se desarrolló en un ambiente de máxima atención, despertando una gran expectación, mientras el Sr. Rosencof (conocido como el Ruso) desgranaba recuerdos de su niñez y adolescencia y, sobre todo, de sus años de prisión, incomunicado, sin agua, en una celda de 1,60 x 1 m, comiendo insectos y bebiendo sus propios orines y como logró entrar en comunicación con sus vecinos de celda, dirigentes tupamaros como él, ”El Ñato” (Eleuterio Fernández Huidobro), y el “Pepe” (José Mújica) mediante señales de Morse, inventadas por ellos repiqueteando con los nudillos de la mano en la pared. Así vivió durante 12 años, haciéndose la promesa él y sus compañeros de mantenerse unidos y dar testimonio de su experiencia, si sobrevivían y mantenían la cordura (“Memorias de calabozo”). Al final de su cautiverio su reclusión se suavizó ligeramente, cuando sus carceleros le pidieron que escribiera las cartas a sus novias.

Mauricio Rosencof, que entre muchas otras cosas dijo: “… Mis años de cautiverio fueron la opción que me toco vivir”, demostró a lo largo de toda su conferencia que sus vivencias le han permitido desarrollar una filosofía de vida admirable, una amplia sensibilidad, y una generosa visión de su pasado, consiguiendo mantener intacto su sentido del humor, del que afirmó era imprescindible para afrontar la vida.

El público, muy numeroso, le formuló múltiples preguntas, principalmente sobre las condiciones inhumanas de su estancia en la prisión y cómo logró sobrevivir. Contestó que logró mantenerse lúcido con la idea de no defraudar a su padre y a los ideales que este le había inculcado, escribiéndole mentalmente (“Las cartas que no llegaron”) y redactando, siempre mentalmente, poemas y obras que trasladaría al papel cuando obtuviera la libertad.

El acto finalizó con un cóctel que nos ofreció la oportunidad de conversar personalmente con este extraordinario escritor.

Queremos agradecer su ayuda a todas las personas que han hecho posible este acto: la Ministra Representante Permanente Adjunta de Uruguay, Sra. Lucía Trucillo, el Agregado Cultural, Sr. Alejandro Arregui, que ha sido nuestro más directo y eficaz interlocutor, y el profesor del Colegio Internacional, Sr. John Deighan, cuya dedicación y entusiasmo podemos reconocer en cada iniciativa que juntos emprendemos.

Mauricio Rosencof durante su intervención, junto con la Presidenta del Club del Libro en Español .
El Agregado Cultural de la Misión Permanente de Uruguay, Sr. Alejandro Arregui, presentando a Mauricio Rosencof, acompañado por la Ministra Representante Permanente Adjunta de Uruguay, Sra. Lucía Trucillo, el profesor del Colegio Internacional, Sr. John Deighan, y la Presidenta del Club del Libro en Español, Sra. Begoña Peris .
Mauricio Rosencof departiendo con los Sres. Alejandro Arregui y John Deighan, y la Sra. Begoña Peris .
Mauricio Rosencof flanqueado por la Presidenta y la Vicepresidenta del Club del Libro en Español .
Página principal de actividades