<ACTIVIDADES / DIARIO>

PRESENTACIÓN DEL LIBRO “TAMBIÉN LA VERDAD SE INVENTA”, DEL ESCRITOR FERNANDO DELGADO

El próximo viernes 7 de diciembre, a las 18.30h, en la Sala VIII del Palacio de las Naciones en Ginebra, el Club del Libro en Español de las Naciones Unidas tiene el placer de presentar al escritor y periodista, Fernando Delgado, quien presentará su libro “También la verdad se inventa” y nos hablará sobre su obra (el imaginario individual, verdad y verosimilitud, la radio como escenario contemporáneo, etc.).

Fernando Delgado nació en Santa Cruz de Tenerife. Con 26 años escribe su primera novela, “Tachero”, con la que obtiene el premio Benito Pérez Armas. Cuatro años más tarde, en 1979, aparece “Exterminio en Lastenia” que recibe el Premio Pérez Galdós y a la que le seguirán “Ciertas personas” en 1989, en el que retrata una ciudad tinerfeña durante los años cincuenta. En 1993 salió a la luz “Háblame de ti”, libro en el que Delgado adopta un punto de vista femenino para narrar una historia de amor ambientada en Italia.

En 1995 publica “La mirada del otro”, por la que recibe el Premio Planeta y cuya protagonista, Begoña, una mujer de la alta burguesía de unos 40 años, escribe un diario en el que se refleja su vida, marcada por la relación que tuvo de niña con el padre de una amiga, lo que ha derivado en una clara preferencia por los hombres mayores. Begoña acaba dándose cuenta de que su marido lee en secreto su diario. Es la mirada del otro, lo que crea, una tensión muy especial en la trama, ya que ella sigue escribiendo su diario consciente de esa mirada. En esta novela el escritor introduce al lector en un entramado sicológico repleto de emociones tan complicadas como creíbles. “La mirada del otro” ha sido llevada al cine por Vicente Aranda.

Posteriormente aparecen en 1996 “No estabas en el cielo”; en 1998 “Escrito por Luzbel”, “Isla sin mar” en 2002 y “De una vida a otra” en 2009.

Ha publicado tres libros de poesía: “Proceso de adivinaciones” (1981), “Autobiografía del hijo” (1995) y “Presencias de ceniza” (2001) y un compendio de poemas escritos en prosa “El pájaro escondido en un museo” en 2010.

Otras de sus publicaciones son una recopilación de artículos y ensayos “Cambio de tiempo” de 1994, una crónica periodístico-literaria “Parece mentira” en 2005, un libro de recuerdos “Paisaje de la memoria” en 2010, libro autobiográfico en el que relata su paso por las Islas Canarias.

Fernando Delgado es licenciado en Filosofía y Letras y realizó también estudios de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Sus primeros pasos como profesional fueron en el diario El Día, de donde pasó al Pueblo y a Informaciones, donde trabajó como critico literario.

En el año 1967 ingresa por oposición en Radio Nacional de España de la que será director de 1982 a 1986 y de 1990 a 1991. Ha sido también el primer Director de Radio 3.

Es miembro del consejo de RTVE de 1986 a 1990. En 1991 pasa a dirigir Tele-Expo, la cadena de televisión de La Exposición Universal de Sevilla y cuando esta termina, en 1992, actúa como presentador de los Telediarios del Fin de Semana de TVE.

En 1996 se incorpora a la cadena SER, donde realiza “A vivir que son dos días”, programa que trata sobre arte, cultura, ocio y actualidad con el que consigue ser líder de audiencia en su franja horaria.

Ha sido galardonado en numerosas ocasiones por su trabajo periodístico; podemos destacar el Premio Europa en Salerno en 1986. En 1995 recibe dos premios: el Ondas Nacional de Televisión, por su labor de difusión cultural en los telediarios de fin de semana de TVE, y la Antena de Oro de la Asociación de profesionales de radio y televisión; en 2006 el Villa de Madrid de periodismo o Mesonero Romanos, por los artículos aparecidos en El País. El Gremio de Bibliotecarios de la Comunidad Valenciana de Faura lo distinguió en 2010 como bibliotecario de honor.

Fernando Delgado aprendió a leer en los periódicos de su abuela. A los 14 años empezó a publicar en los periódicos de su ciudad algunos artículos literarios. Delgado dice que él llegó al periodismo por la literatura, él solo buscaba ser escritor y con el periodismo se encontró por el camino. Dice que nunca ha tenido problemas para hacer compatibles literatura y periodismo.

En “La Verdad se inventa”, Fernando Delgado nos introduce dentro del mundo de la radio, en los intersticios de un programa nocturno “Suya es la palabra”, que dirige la periodista Almudena Farizo quien, sin implicarse, permaneciendo al margen, escucha todas las noches las historias de sus oyentes, personas solitarias, extravagantes, con una enorme necesidad de ser escuchadas que llaman al programa para confiar sus obsesiones, sus problemas íntimos, relacionados con su voz, su identidad, su físico, y de esta forma tratar de vivir otra realidad. Cada historia es distinta aunque todas mantienen un tono inconveniente, provocador, tono que mantiene la locutora que es un personaje que aparece como muy irritable y a veces resulta irritante. Se trata de una emisión radiofónica en la que los oyentes interactúan, enmascarados por el anonimato de la radio, lo que les permite inventarse su vida.

El libro, que podemos considerar dividido en dos partes, comienza con la llamada de Alma; una voz “cavernosa, oscura, forzada; femenina, sí, pero bronca y viril a la vez; en todo caso irreal, demasiado sobreactuada para ser auténtica. Una voz aguda, áspera y a ratos desagradable, inquietante”. Esta voz y su historia estimularán a la audiencia hasta el punto de que el relato que inicia Alma se convertirá en incentivo para las llamadas de otros oyentes, lo que les permitirá entre todos inventar una verdad “diferente”. Las distintas llamadas conforman una novela de múltiples voces, múltiples historias, que compiten por mostrar su trozo de realidad o de fantasía. Cada cual tiene diferentes formas de vivir la vida, la sexualidad, los problemas. Un programa que genera una tensión creciente, y provoca el morbo en la audiencia. Estas llamadas se alternan con unos monólogos volcados en el contestador automático de Almudena que consiguen despertar el interés por descubrir el misterio en torno a su identidad.

La segunda parte de “También la verdad se inventa” es muy diferente de la primera, poco a poco se va centrando en dos personajes principales: Almudena, quien toma la palabra en primera persona, compartiendo protagonismo con Alma, la oyente de voz inquietante. En esta parte Fernando Delgado nos sumerge en otra dimensión, más psicológica, en la que plantea el derecho a la diferencia y nos habla de los comportamientos de los travestis, de los fetichistas, de las personalidades paranoicas, de los hombres que necesitan sentirse mujer, de las mujeres inseguras. En resumen, personas que conviven con más de una personalidad y que se ven obligadas a mantener permanentemente una doble vida.

En la novela se reflexiona sobre el derecho de cada cual a inventarse una vida “Había decidido llamarse Delicias en “Suya es la palabra”, no comprendía cómo en las relaciones de contactos los oyentes mantenían sus nombres tal cual sino les gustaban esos nombres. Delicias, que no pretendía hacerse pasar por chica, pero a quien le gustaba sentirse chica de vez en cuando, defendía la fantasía de los nombres, preguntaba a los oyentes si alguna vez se habían puesto otros nombres a capricho, en la intimidad, si jugaban con ellos”. Fernando Delgado formula a través de las páginas de su obra la reivindicación ética de comprender a los demás, sean cuales sean sus diversidades.

Página principal de actividades